Cuando los motores son arrancados a tensión plena, provocan corrientes de hasta 800% de la corriente nominal y altos pares de arranque, esto puede causar problemas en la línea de alimentación, en la máquina o en el material del proceso.

Los arrancadores suaves aplican un voltaje inicial del 40-60% que se va incrementando gradualmente hasta alcanzar el 100%, en consecuencia la corriente y el par se reduce significativamente.

Los arrancadores suaves arrancan por medio de componentes de estado sólido, son el sistema más moderno y eficaz que tiene muchas ventajas sobre los viejos diseños de arrancadores a voltaje reducido tipo autotransformador: Un mejor control del arranque y paro ya que el voltaje cambia gradualmente en forma de rampa, lo que reduce los picos de corriente y disminuye la demanda máxima logrando un arranque y paro más suave.

    El voltaje inicial es ajustable del 40% al 80% con una perilla
    Menor peso y tamaño más compacto

Los arrancadores suaves arrancan el motor con estación de botones arranque-paro o con selector Manual-Fuera-Automático para operación automática tienen piloto de operación y puede proteger el motor contra las siguientes fallas:

    Falla de bajo voltaje
    Falla de fase
    Desbalance de voltaje
    Secuencia invertida
    Sobrecarga
    Sobre temperatura en el arrancador suave